La evolución de los métodos de pago

Realizar operaciones como el pago por la adquisición de productos y servicios o las transacciones económicas son ineludibles en nuestra rutina diaria. Para llevar a cabo este proceso de compra existen diversos métodos de pago, y su evolución ha sido constante. ¿Cuándo apareció la moneda como método de pago para acciones comerciales? ¿En qué momento Internet se convirtió en un elemento indispensable para realizar una transacción monetaria? ¿Estamos ante una irrefutable digitalización de los métodos de pago? Analizamos su evolución, desde el trueque como sistema de intercambio hasta el pago a través de smartphones.

Trueque y monedas, primeros métodos de pago

Para hablar de los primeros métodos de pago usados en la antigüedad, tenemos que remontarnos al trueque. Este sistema de intercambio de bienes materiales o servicios fue la antesala de las monedas y billetes, que adquirieron valor en la transacción comercial siglos después. Entre medias de la aparición de las monedas y los billetes, situamos el uso de los cheques como forma de pago.

La evolución de los medios de pago en el siglo XX

Con la llegada del siglo XX, se crearon las primeras tarjetas de crédito. Al principio con poca repercusión, este sistema fue evolucionando en Estados Unidos hasta la emisión de la American Express en 1958 y la Master Charge, actual MasterCard, unos años después. A finales de los 60, más de 1.400 bancos ofrecían estas tarjetas y el sistema de pago dio el salto a Europa. En España la primera tarjeta de crédito se emitió en el Banco Bilbao a finales de los 70. Actualmente, somos uno de los países europeos con mayor porcentaje de población usuaria de estos métodos de pago.

En los años 90 surgieron también las primeras experiencias con el comercio electrónico, conocido como e-commerce. Aunque la mayoría de las transacciones realizadas con este sistema consisten en la compra de bienes y servicios a empresas, la adquisición de artículos virtuales es también notable.

El NFC, última tecnología

En los últimos años los nuevos métodos de pago se han diversificado. De las primeras tarjetas con chip incorporado al contacless, sin olvidar la aparición de la criptomoneda en 2009. Esta divisa electrónica, conocida como Bitcoin, se utiliza como sistema de pago y mercancía igual que la moneda. Cuenta con innumerables ventajas. Es descentralizada, no posee intermediarios y su sistema criptográfico hace que su falsificación o duplicación sean imposibles.

Además de por el uso de Internet, los métodos de pago se han visto inevitablemente alterados por la incursión de los dispositivos inteligentes en nuestra vida diaria. El implacable auge de los smartphones ha logrado una gradual disrupción de la tarjeta de crédito como método de pago. Android Pay, Apple Pay, Samsung Pay y otros sistemas ofrecen mayor facilidad y rapidez a los usuarios. Su digitalización nos permite agrupar todas nuestras tarjetas de crédito en una misma aplicación. Esto es el NFC (Near Field Communication), una tecnología de comunicación inalámbrica que posibilita el intercambio de datos entre dispositivos. Esto es posible gracias a la alta frecuencia y el corto alcance con los que cuenta. Aunque estos sistemas fueron desarrollados a principios de la década de los 2010, su instauración como método de pago está empezando a ser una realidad. Todavía existen muchos smartphones en el mercado sin esta tecnología y los usuarios no lo consideran aún una prioridad.